Buscar
Cerrar

10 Marzo 2021

Ergonomía

Sentarse bien, sentarse en movimiento

Sentarse bien, sentarse en movimiento

Seguramente desde muy pequeños ha habido personas a tu alrededor que te han dicho “siéntate bien”. Pero ¿sabemos realmente qué significa “sentarse bien”? ¿Existe realmente una manera de hacerlo? Y si es así, ¿cuál es?

Para contestar a estas preguntas, debemos remontarnos a los inicios de nuestra existencia como seres humanos y enfocarnos en nuestra evolución anatómica. Los humanos estamos anatómicamente constituidos desde hace 1.000.000 de años.

Durante todos estos años hasta hoy hemos mejorado en numerosos aspectos, pero desde hace más de 50.000 años nuestro físico se mantiene igual. La llegada de la tecnología y otros aspectos ambientales, frenaron bruscamente nuestra evolución anatómica por lo que desde hace 50.000 años hasta hoy no hemos sufrido ninguna gran transformación física.

Anatómicamente somos seres andadores, y tanto nuestra columna como el resto de nuestro cuerpo están diseñados para el movimiento, incluido el coxis. En contra de lo que pudiera parecer, el culo no está hecho para sentarse sino para caminar. Por tanto, la posición de estar sentado de manera estática no es una posición natural en los seres humanos.

Resulta contradictorio pensar que, a pesar de no estar anatómicamente diseñados para estar sentados, las personas pasamos un porcentaje cada vez más alto de nuestro tiempo en esta posición. Desayunamos sentados, vamos en coche a la oficina, nos sentamos delante de nuestro ordenador, nos sentamos en la cafetería mientras tomamos un café, comemos sentados y cuando llega el final del día nos sentamos un rato en el sofá a descansar. Son solo algunos ejemplos de las innumerables actividades que llevamos a cabo sentados a lo largo del día.

Por tanto, no cabe duda de que estamos evolucionando hacia una sociedad que desarrollará la mayor parte de su actividad en posición sedente, haciendo cada vez más confortable nuestras vidas. Por este motivo, debe ser una prioridad para nosotros sentarnos de la mejor manera posible y esto es de la manera más ergonómica.

Uno de los puntos clave para aplicar la ergonomía al sentarnos, es tratar de sentarnos de una manera dinámica y, por tanto, cambiar el concepto tradicional de sentarse en posición estática.

Es fundamental adoptar una postura correcta y el uso de una silla ergonómica adaptada a tu anatomía para la prevención de futuras dolencias musculoesqueléticas, especialmente para todos aquellos que llevan a cabo trabajos de oficina y tienen un estilo de vida generalmente sedentario.

Cuando desarrollamos “actividades pasivas” hemos de usar un método preventivo para no generar estrés anatómico y esto no queda resuelto sólo haciendo deporte o algún otro tipo de actividad física en nuestro tiempo libre.

La silla es realmente una herramienta de trabajo, su correcta selección y uso ayudará a prevenir numerosas patologías. Necesitamos adaptar los asientos a nuestra morfología y a nuestro trabajo. A la hora de “sentarse bien”, la clave está en la combinación de dos elementos: el sentarse y el movimiento. Y es esta conjunción lo que favorecerá nuestra eficiencia, motivación, productividad y confort mientras trabajamos sentados.

Así queda de manifiesto en la premisa “Sentarse en movimiento” que aplican los principales fabricantes de sillas ergonómicas en todo el mundo.

0 Comentarios

Deja tu comentario

Tu email no será publicado ni divulgado. Es necesario rellenar todos los campos.

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para ofrecerte una mejor experiencia y servicio. Al navegar o utilizar nuestros servicios, aceptas el uso que hacemos de las cookies. Sin embargo, puedes cambiar la configuración de 'cookies' en cualquier momento. Más información.

WhatsApp WhatsApp